ELIZABETH TAYLOR, VIDA DE UNA DIVA

La mujer de los ojos violeta nació el 27 de febrero de 1932. Debutó en el cine con diez años y siendo solo una niña la despidieron de la Universal porque sus ojos eran “demasiado viejos”, pero no tardó mucho la chica de mirada deslumbrante en volver a ser contratada por una gran empresa del cine, fue contratada poco tiempo después por la Metro Goldwyn Mayer.

Hija de padres norteamericanos pero nació en Londres mientras sus padres huían de la Segunda Guerra Mundial. Su nombre real es Elizabeth Rosemond Taylor y no le gusta que le llamen Liz. Fue nombrada Dama del Imperio por la Reina Isabel II, por lo que se le considera súbdita británica.
En su historial cinematográfico hay dos Oscar, el primero se lo dieron en el año 1960 por su interpretación en “Una mujer marcada” y el segundo le fue otorgado en 1966 por “¿Quién teme a Virginia Woolf?

Se dice de ella que era una mujer muy maniática, obsesiva y compulsiva, en todos los rodajes se maquillaba ella misma y no permitía a nadie que lo hiciese por ella. Era tan maniática con su imagen que incluso se maquillaba el interior de la boca para que saliese perfecta en los primeros planos. Siempre afirmó no pensar en la muerte, al contrario que otras personas de su edad Elizabeth quería morir con las botas puestas y se resistió a recluirse hasta el fin de sus días en su lujosa mansión de Bel-Air en Los Ángeles. No le gustaba pensar en la muerte porque afirmaba que de pequeña ya estuvo muerta. En Inglaterra cuando era una niña le dieron por muerta un total de cuatro veces a causa de una neumonía. Fue tan grave que trajeron medicamentos e inyecciones desde Rusia para hacerle respirar. Finalmente respiró. Pero esta experiencia la actriz la recordó como un renacer, como su vuelta a la vida y por eso no le gustaba hablar de la muerte, siempre prefirió vivir el presente. Murió el 23 de Marzo de 2011 a la edad de 79 años.

Y es que muchas han sido las enfermedades que la actriz ha tenido que soportar a lo largo de toda su vida.
Nació con escoliosis y ha sufrido durante toda su vida dolores de espalda crónicos.  A causa de una congestión cardíaca su corazón no bombea con la suficiente fuerza que sería necesaria su sangre. En un día en la nieve se rompió ambas caderas a causa de un resbalón. Sufrió incontables brotes de neumonía, padeció osteoporosis, sobrevivió a un cáncer de piel y a un tumor cerebral. Fue alcohólica y adicta a los somníferos, salió delante de una depresión y escapó de la bulimia. En una ocasión salió ilesa de un terremoto que causó setenta y dos muertos y que tuvo el epicentro en su barrio. Sus ultimos días los pasó sentada en una sillas de ruedas pero, a decir verdad su aspecto siempre fue impoluto, perfectamente maquillada y llena de joyas.

Ocho matrimonios

Nada más y nada menos que ocho veces pasó por el altar la gran diva del cine. Se casó con siete maridos distintos y es qué con Richard Burton repitió la experiencia de pasar por la vicaria. Pasó por siete divorcios y enviudó en una ocasión. Fue madre en cuatro ocasiones y abuela diez.

Se dice que de sus siete matrimonios solo dos hombres fueron sus dos grandes amores. Uno el productor Mike Todd que se mató en un accidente de aviación y el otro Richard Burton, con quien se casó dos veces y formó la pareja más envidiada de los años sesenta. Aunque en esta pareja de titanes del cine no había calma por ningún lado, su relación era tortuosa, se tiraban los trastos y discutían delante de todo el mundo sin ninguna contemplación.

Pero fue tras la muerte de Mike Tood cuando la diva del cine comenzó a decaer victima de la depresión, comenzó a beber y a comer de manera compulsiva. Sus hijos intentaron que ingresase en un centro de desintoxicación pero ella se negaba a admitir que fuese alcohólica ya que, toleraba muy bien el alcohol pero, finalmente consiguieron persuadirla para que se curase en una de estas clínicas.

Tras ingresar en la clínica pasó de beber a comer. Comía de manera compulsiva para llenar el vacío que le había dejado la bebida. Según la actriz no era para nada exquisita con la comida que elegía ya que, le daba lo mismo unos exquisitos bombones que una vulgar chocolatina. Simplemente necesitaba llenar ese vacío que sentía en su interior comiendo de manera enfermiza.

Pero un buen día la actriz se concienció de que había abandonado una adicción para aferrarse a otra y pensó que ya era suficiente, pegó una foto suya que resaltaba su obesidad en la puerta de la nevera y eso le obligaba a frenarse por lo que, antes de comenzar a picar se lo pensaba dos veces. Consiguió perder cuarenta kilos y publicó un libro acerca de una dieta milagro que ella misma se había inventado.

Nunca se llevó bien con su madre, durante toda su vida la relación de ambas fue un tormento a pesar de que la madre vivió 99 años no consiguieron llevarse bien. La madre de Elizabeth se preocupó desde que su hija era muy pequeña de que su hija triunfase e hizo todo lo posible para que su hija se forjase como una artista, desde los siete años la actriz tomó clases de baile.

Elizabeth tenía un temperamento muy fuerte y como buena diva y reina del cine llegaba hasta tres horas tarde a los rodajes y era capaz de sacar de sus casillas a los directores más pacientes de la industria.

Cleopatra

Este largometraje lo protagonizó la actriz junto a Richard Burton. En ese momento Elizabeth Taylor estaba casada con Eddie Fisher, un matrimonio que resultó un escándalo ya que, él era amigo de su anterior marido, de Mike Tood. Pero no solo por este dato el matrimonio resultó ser un escándalo sino porque, por aquel entonces Fisher estaba casado con la mejor amiga de Elizabeth Taylor.
Pero no terminan aquí el bullicio de su vida sentimental, durante el rodaje de Cleopatra conoció y se enamoró del que sería su siguiente marido.

La película fue tremendamente criticada por los críticos y entendidos de cine sin embargo, el film fue un éxito en taquilla. Ha sido la película que más dinero ha recaudado durante el año de su estreno y aun así no se consiguió igualar lo que se había gastado. Casi supuso la quiebra para la productora puesto que ha sido la película más cara de la historia con un presupuesto de 44 millones de dólares. El presupuestó aumentó debido a los lujosos decorados y a todo el vestuario que era necesario para llevarla a cabo.

En un inicio era un plan de la Fox para salir de la crisis en la que se había sumergido, tenían pensado realizar un remake de una anterior película de Cleopatra. Su intención inicial era la de dedicarle un presupuesto de 2 millones de dólares y rodarla en un total de 64 días. Pero el presupuestó aumentó hasta los 44 millones y los días de rodaje a 14 meses de filmación.

Anuncios

Etiquetado:, ,

2 pensamientos en “ELIZABETH TAYLOR, VIDA DE UNA DIVA

  1. plared 6 octubre, en 2:27 Reply

    Siempre sera la gata sobre el tejado de zinc. Hay dio todo un recital, quizas tambien en De repente el ultimo verano. Sin duda su mejor pelicula. SAludos

    • izasperiodista 6 octubre, en 23:54 Reply

      Hay tantas películas en las que esta actriz despliega todo su talento… una de mis preferidas es “El espejo roto” pero, es muy dificil decantarse solo por una. Un saludo!!! y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

conTradicion

No existe modernidad, sin una buena tradicion

El Contracultureta

El rincón friki de los amantes del cine, las series y los videojuegos

Zonacontraley

Periodismo. Comunicación. Sociedad

David Jimenez

Blog de David Jimenez

El ángel azul

Blog de cine e historia

A %d blogueros les gusta esto: